Vendrell: Hablemos de Arte: La Gioconda – Conferencia de Joan Sureda.


Joan Sureda es doctor en Historia del Arte y catedrático de esta materia en la Universidad de Barcelona. Ha sido también director del Museu Nacional d’Art de Catalunya  (MNAC) y es miembro de los comités científicos del Museo Nacional del Pardo en Madrid y de la Fondazione Memmo Ruspoli de Roma.
A pesar que en principio estaba previsto otro tema, la reciente atención que la prensa a dado al “descubrimiento” de La Gioconda del Prado propició que fuera este el tema de la conferencia, en base a la cual se desarrolla esta post.
El Descubrimiento de La Gioconda del Prado.
Esta pintura ha formado parte del museo desde su fundación en 1819 y proviene de las colecciones reales.

Fue una petición del Louvre para que le fuera cedida y formase parte de la próxima exposición dedicada a  “La Última Obra Maestra de Leonardo da Vinci – Santa Ana”,  la que ha propiciado su salto a la popularidad.

Precisamente para que pudiera ir a esta exhibición, la obra fue sometida a una limpieza y restauración, fue entonces que se pudo comprobar que el fondo que había detrás del retrato, un fondo de color negro, ocultaba una pintura que contenía un paisaje muy similar – el más similar de los conocidos – al de La Gioconda del Louvre.

Al descubrir el fondo original se creyó que podía pertenecer a un discípulo de Leonardo y que fue pintado a la misma vez.  Una vez limpia se evidenció la diferencia de color, que es fácil de apreciar entre una y otra, pero esto puede ser también producto de la limpieza de una y del hecho que la del Louvre nunca ha sido limpiada. (No sería la primera vez que una restauración, que simplemente limpia la suciedad que con los años se ha acumulado deje en evidencia teorías sobre los tonos o la atmósfera que había pintado un autor y que en realidad eran fruto del paso del tiempo y la suciedad).
Isabelle d'Este

El Mito  Leonardo da Vinci
Una de las cosas que hay que señalar es que entorno a Leonardo hay mucho mito. Como pintor es cierto que se dispone de apuntes y dibujos, pero sobre las pinturas hay un buen número que le son atribuidas, pero tanto se pude hablar a favor como en contra de que sea el autor. En cambio sí que hay certeza en relación a cartones, apuntes, esbozos o textos que dejó.

Resiguiendo los pasos de “Las Giocondas”
Hacia el año 1492 (el mismo que el del Descubrimiento de América) Florencia ( y no sólo ella) vivía en medio de una gran crisis económica y una caída del sistema. Eran los tiempos en que murió Lorenzo de Medicis, y con él el humanismo que había imperado en el siglo XV.

Por eso Leonardo da Vinci se fue de Florencia a Milán, no tanto porque fuera reclamado como pintor, sino reconocido como ingeniero de máquinas de guerra. Es una época en la que los cuadros que se le atribuyen tienen fondos oscuros, de ahí que al principio hubiera dudas de cuando y donde se había pintado La Gioconda del Prado.

Cuando cae Milán en manos francesas,  Leonardo volverá a Florencia y será allí donde hacía 1503 pintará La Gioconda.

Ginebra Benci
Otros retratos de dama atribuidos a Leonardo da Vinci.
Retrato de Dama: se considera que se trata de Ginebra Benci (por el árbol de enebro que hay en el paisaje) que aproximadamente fue pintado entre 14747 y 1476 ( es decir unos veinte años antes que La Gioconda). Es un retrato ideal y parece evidente que el pintor sentía más interés por el paisaje y el contraluz. Hoy se encuentra en la National Gallery de Washington.

La Dama del Armiñó (1485-1490, hoy en el Czartoryski Museum de Cracovia), La Belle Ferronnière (1490 – 1495, hoy en el Museo del Louvre de parís; o el de Blanca Maria Sforza (1495-1496, se encuentra en una colección privada).
La Dama del Armiño


Aunque se considera que Leonardo da Vinci era homosexual, también se cree que se enamoro platónicamente de la Duquesa Isabelle d’Este (existe un cartón con su retrato datado en 1500). Isabelle d’Este le pidió que se quedase en Mantua, pero Leonardo volvió a Florencia, donde pintaría la obra sobre Santa Ana, motivo de la exposición que piensa realizar el Louvre y que ha destapado la existencia de  La Gioconda del Prado ´.

¿Quién fue La Gioconda?
Cuando Leonardo decide pintar La Gioconda elige una madera de álamo, de unas medidas algo mayores que sus otros retratos (77 x 53 cm). Se ha dicho que era un encargo del marido de La Gioconda, es decir de Francesco Bartolomeo del Giocondo; i es diría Lisa Gherardini. Por cierto “Mona Lisa” quiere decir “Señora Lisa”.  Lo cierto es que no hay ninguna prueba que sea así, ni que sea ella (ver las notas de la autora a pie de esta post). A más es muy extraño que este retrato, si era un encargo, lo tuviera Leonardo y viajase con él.  Analizado el cuadro parece más bien un ejercicio de retoques.
La Belle Ferronnière

El cuadro más famoso del mundo… por el azar de un robo y un verano sin noticias.
Lo que hizo famosa a La Gioconda del Louvre – después de casi cuatrocientos años como obra menor, rodeada de otras obras, como si fuera una más – fue  un hecho ajeno al arte.  Lo que la convirtió en una obra conocida en todo el mundo fue un robo.  El 21 de agosto de 1911 el cuadro fue robado del Louvre, un verano sin noticias en la prensa, así que se conviritó en el foco de esta, de manera internacional.

Y sucedió algo peculiar, la gente que visitaba el Louvre se quedaba mirando  donde había estado colgada La Gioconda, contemplando, parada delante, el espacio vacío en la pared.

La noticia se alargó en el tiempo, la prensa hizo reconstrucciones de cómo fue robada y también empezaron a correr rumores sobre quien o quienes eran los autores del robo. Y les toco recibir a pintores como Apollinaire, Picasso o Braque. Para añadir más leña al fuego, desde la parte política se empezó a hacer circularla idea de que el robo del cuadro era en realidad “el robo de la sonrisa de la mujer francesa”.

Un Mito Internacional
El cuadro se recuperó en 1914 en Italia, antes de volver a Francia se exhibió en diversas ciudades italianas, después todo el mundo quería ver el cuadro.

Acabada la II Guerra Mundial, en 1947 volvió al Museo del Louvre. Diez años después un hombre atentó contra ella, y de nuevo la prensa la puso en primera plana.

Su popularidad ha hecho que proliferen imágenes de personajes populares pintados o fotografiados como La Gioconda, desde el Pato Donal a Jackie Kennedy, incluso Johnny Deep vestido de Jack Sparrow. Tal vez por eso Umberto Ecco dice que esta pintura es “la obra abierta”.


Notas de la autora de la post.
Sobre el retrato de Bianca Maria Sforza se podría escribir una novela, desde la atribución de Kemp que defiende que es de Leonardo. Se vendió en Christie’s en 1998 y el hecho que este pergamino sobre el que está pintada parezca ser una hoja arrancada de un manuscrito del siglo XV, añade más motivos para dejar volar la imaginación entorno a esta obra. La niña que aparece en el cuadro, Bianca Maria Sforza, murió con trece años, poco después de haber contraído matrimonio.

Sobre La Gioconda: El Historiador de Arte Silvano Vicenti afirma que en realidad se trata del retrato de uno de los aprendices de Leonardo, que se llamaba Gian Giacomo Caprotti y que trabajó en el taller del pintor entre el 1490 y el 1510, al que daban el sobrenombre de “El Diablillo”, en cambio otros historiadores dicen que esto es solo una teoría más, de las muchas que giran alrededor de esta obra, incluyendo las que dicen que en realidad es un autoretrato de Leonardo da Vinci.
El retrato de Bianca Maria Sforza parece ser la hoja de
un manuscrito escrito en el siglo XV, la pintura se atribuye
a Leonardo da Vinci.

Otro atentado: En agosto de 2009 una señora – según algunos diarios, enfadada porque no le habían dado la nacionalidad francesa; según otros una turista rusa- lanzó una  taza, según unos diarios; o una infusión de té, según otros diarios; sobre el cristal blindado que protege la Gioconda en el Louvre.  De nuevo la prensa y la Gioconda se reencontraron alimentado aún más el mito.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.